martes, 19 de enero de 2010

ACTUALIDAD / El drama de Haití






La resaca colonial
_____________________________________________________________________________

Haití es, en una perspectiva meramente histórica, uno de esos despropósitos que se fraguan, en los territorios que no le interesan a nadie, en los intervalos en que se relevan los imperios. Primero tuvo la desgracia de convertirse en refugio y cuartel de bucaneros y filibusteros franceses, menos constructivos que los aventureros, hijosdalgos y misioneros que España y Portugal enviaron al Nuevo Mundo y, después, lo mejor que puede decirse de la parte occidental de La Española es que el general Toussaint-Loverture, precursor de la independencia y gran apóstol de la abolición de la esclavitud, poseía y explotaba una plantación de café atendida por esclavos procedentes del mismo lugar africano de donde era su abuelo, lo que hoy conocemos por Benín.

Mapa maritimo del Golfo de Mexico e islas de la America, para el uso de los navegantes en esta parte del mundo, construido sobre las mexores memorias, y observaciones astronomicas de longitudes, y latitudes. Dedicado a la Catholica Magestad de Don Fernando VI Rey de España, y de las Yndias, por sus más rendidos, y fieles vasallos, Thomas Lopez, y Juan de la Cruz realizado en 1755 / 560 x 790 mm.
Francia fue, especialmente en América, una mala potencia colonial. Su huella en Haití no es la de una siembra positiva y paciente, sino la de un precipitado coge todo lo que puedas y sal corriendo. Si España no hubiera preferido en el Tratado de Rijswijk, al final de la guerra de Francia y la Gran Alianza, la porción de Cataluña invadida por los franceses que una parte de Santo Domingo, las cosas hubieran sido de otro modo. Como se ve, en contraste con las repúblicas iberoamericanas, mejores para Haití, el segundo país del Continente en obtener la independencia y el más desafortunado de todos ellos. Un escenario dominado por la corrupción, el ron y el vudú.

Carte de l'Isle de Saint Domingue dresseé en 1722 pour l'usage du Roy / Guillaume De L'Isle / 485 x 630 mm.

Ahora, ante la luctuosa circunstancia que marca la actualidad haitiana, el Gobierno de Washington, consciente de su «responsabilidad imperial», se ha sentido obligado a encabezar las ayudas que reclaman Puerto Príncipe y su catastrófico entorno. Barack Obama, en persona, ha liderado el socorro de un territorio desamparado tras dos siglos de independencia inane y de líderes depredadores. Francia, la metrópoli germinal de la situación, se siente ofendida y acusa a los EE.UU. por protagonizar, y encauzar, la ayuda mundial. Brasil y otros grandes estados de la región tampoco aplauden el ímpetu norteamericano y así, como suele suceder, lo fundamental -la ayuda a unos cuantos millones de desventurados- pasa a segundo plano. Salvo Francia, que no hizo lo debido en tiempos de Luis XIV, a todos les sobran razones para esos absurdos celos de protagonismo; pero un «imperio» que no ejerce como tal deja de serlo y a eso, afortunadamente, no parece que Obama quiera renunciar.

........
Manuel Martín Ferrán ./. La resaca colonial........Ad líbitum / ABC / Madrid / Martes, 19.I.10
_____________________________________________________________________________

Suena: Knockin' on Heaven's Door / Ghosts of Cité Soleil
........... .......... Wyclef Jean / 2006

6 comentarios :

balehead dijo...

Es una lástima que haya sido una catástrofe natural la que haya puesto a Haití en el mapa. Una de las naciones más olvidadas de la tierra desde que, como bien apunta el artículo que nos ofreces, Francia la convirtiese en una inmensa plantación de café destinada a producir cuanto más mejor. Al precio que sea. Aunque ese precio incluyese sangre humana. Mas, claro, en aquel entonces (y hasta hace relativamente poco) los habitantes de África eran considerados poco más que animales.

En fin, espero que si algo bueno tiene que salir de esta desgracia, sea el hecho de que nunca jamás se nos vuelva a olvidar que existe Haití.

Un enorme beso!!
Vane.


PD: Releo mi comentario y parece un poco melodramático, pero es que la noticia del terremoto coincidió con el día que terminé de leer una magnífica novela de Isabel Allende sobre Haití... Hay casualidades que la dejan a una sobrecogida.

Madame Minuet dijo...

Es una lastima que mientras la gente se muere las potencias se entretengan en pelearse por ver quien va a tener mas protagonismo y a quien se echan mas culpas, cuando lo que hace falta es organizarse y repartir todo lo que los ciudadanos estan dando a manos llenas, porque no es generosidad lo que falta.
Mi indignacion es de tal calibre que he optado por dejar de ver las noticias, porque me sube la presion, don Jose.

Feliz dia, monsieur

Bisous

Jose dijo...

Ya sabes que el Señor sigue caminos...

Pero sí, así es, Vane, se trata de una nación olvidada por todo el mundo, y lo que es peor, aunque esté mal el recordarlo en este momento tan fatídico, olvidada por su propia gente, pues no perdamos de vista que, como nos recuerda el articulista, fue la segunda del continente Americano en emanciparse, más o menos, eso sí...

Es posible que tengas toda la razón. También a mí me ha pasado por la cabeza la idea de que igual tenía que ocurrir esta tremenda catástrofe humana para que ese "país" saliese del hoyo en que secularmente viene estando hundido... Ojalá sea así... Ojalá, de llegar a buen puerto la reconstrucción del mismo, en todos los sentidos, no sólo en el material, el menos importante al fin y al cabo, cunda el ejemplo en otros puntos del planeta tan necesitados como Haití de la solidaridad de todos...

En fin, a veces hay que ponerse melodramático, Vane...

Que tengas una muy feliz tarde para compensar, preciosa.

Un beso.

Jose dijo...

Me temo que ello continuará siendo así mientras la humanidad exista, madame, y más en una época, la nuestra, en que la imagen está por encima de todo, por encima de la moral e incluso de la propia vida, ajena, por supuesto. Como diría en su día un famoso paisano mío apellidado Guerra, por cierto, emparentado remotamente con quien os escribe: "el que se mueva no sale en la foto". Eso es lo que importa al fin y al cabo a toda esta ralea... Que os indigne la situación dice todo de vos, pero, ya os digo, no merece la pena, pues ésta no es la primera que presenciamos tamaño y tan desafortunado espectáculo... Por desgracia, tampoco será la última...

Tened una muy feliz tarde, doña Diana.

Mil besos, mil...

Daphne Rosas dijo...

Bueno, resulta ser que según he escuchado en las noticias, los Estados Unidos colabora todos los años con millones de dolares para intentar mejorar la situación de Haití. Al parecer, se habla de una restructuración del país para crear una economía de sustento pues hasta ahora ni con la ayuda de otros países, Haití ha sido capaz de mantenerse a flote. Encima de todo, en estos últimos dos años la naturaleza se enzaña con este país, primero los huracanes del año pasado y ahora el terremoto.

Jose dijo...

Está claro que los EE.UU. se han interesado especialmente por Haití al menos, que yo recuerde, durante la última década... Es un país pequeño, pero con una estructura socio-político-económica que no lo pone nada fácil..., a la vista está... A ver si esta tragedia humana sirve de acicate para que su historia experimente un giro de 180º. Ojalá...

Feliz velada, Daphne.

. . . . . Subir .