martes, 26 de enero de 2010

- DE LA INVASIÓN FRANCESA III


















D. José Moñino, conde de Floridablanca
Francisco de Goya y Lucientes / 1783

Oleo sobre lienzo / 175 x 212 cm.

Museo Nacional del Prado / Madrid






Sevilla, capital de la España libre en 1808

____________________________________________________________________________

Da la impresión que en el bicentenario de la Guerra de la Independencia todo queda reducido, erróneamente, al Dos de Mayo y a la celebración, próxima, de las Cortes de Cádiz. Sucede algo así como si se pasara directamente de una cosa a la otra, sin que entre ellas no hubiera otras cosas, también muy importantes, que conmemorar.

En el caso de Sevilla, buena parte de su participación en la guerra napoleónica, tan decisiva en los orígenes de la España contemporánea, se reduce poco más que a la participación de Daoiz en los sucesos madrileños del dos de mayo. Mientras se ignora, sin embargo, que
Sevilla fue capital de la España libre desde la llegada de la Junta Central, el 17 diciembre 1808 hasta su salida para Cádiz, a finales de enero de 1810.














Monumento a Daoiz
Escultor: Antonio Susillo Fernández
Arquitectos: Fco. Aurelio Álvarez / José Solares García

Plaza de la Gavidia / 1889 / Sevilla


Antes de la instalación de la Junta Central en Sevilla, el protagonismo de la ciudad fue extraordinario. La constitución de su Junta Suprema bajo la presidencia del ministro Saavedra, el 27 mayo 1808, desempeñó un papel decisivo en el levantamiento, guerra y revolución de España. Declaró la guerra a Napoleón, al tiempo que restableció relaciones con Inglaterra. Gracias a lo cual obtuvo la victoria sobre la flota francesa del almirante Rossilly, surta en la bahía de Cádiz desde Trafalgar. Sevilla armó y entrenó también el ejército de Castaños que obtuvo la victoria de Bailén. Tras lo cual Sevilla liberó Madrid de las tropas napoleónicas. La entrada del ejército andaluz de Castaños en Madrid en agosto de 1808 fue tan solo comparable a la entrada en la ciudad del Guadalquivir de los «vencedores de los vencedores de Austerlitz», un mes antes. Estos fueron los días más grandes de Sevilla desde la conquista de San Fernando. Pero aún estaba por llegar el período, verdaderamente fundamental, en que Sevilla fue capital de la nación en guerra en la fecha señalada, al instalarse en el Alcázar la Junta Central. En Sevilla murió, a los quince días de su entrada, su presidente, el viejo conde de Floridablanca, que fue enterrado en la Catedral. Fallecimiento que facilitó un hecho insólito: la transición política del Absolutismo al Liberalismo. Un fenómeno extraordinariamente parecido a la transición entre la dictadura y la democracia a la muerte de Franco.














Don Francisco de Saavedra
Francisco de Goya y Lucientes / 1798

Oleo sobre lienzo / 200,2 x 119,6 cm.

The Courtauld Gallery / Londres


Desde Sevilla, convertida en capital de la España libre, se dirigió asimismo la guerra a toda la Nación, y se enviaron embajadores a otros países, desde Inglaterra a Rusia, Suecia o Constantinopla. A Sevilla llegaron los embajadores británicos: Frere, y los hermanos Henry y Richard Wellesley. Y a Sevilla vino para coordinar la guerra contra Napoleón el hermano de los anteriores, Sir Arthur, más tarde duque de Wellington y Generalísimo de los ejércitos españoles. Desde Sevilla se hizo, igualmente, la consulta a la Nación para la reforma política, así como la convocatoria a Cortes.

Por todo ello el período de 1808 a 1810 es, sin lugar a dudas, el período más trascendental de la historia de
Sevilla desde un punto de vista político. En el siglo XVI, Sevilla, como puerto y puerta de América, ocupó un lugar fundamental en la historia, pero solo desde un punto de vista económico. Pues Sevilla nunca tuvo responsabilidades políticas, ni, tampoco, durante esta época tuvo papel decisorio de política económica.

Volviendo al período de 1808-1810, a ninguna ciudad española le ha correspondido una responsabilidad tan grande en el nacimiento de la nueva nación. A pesar de lo cual nada de esto ha trascendido. La fama se la llevó
Cádiz, a la que Galdós consideró como «cuna de la civilización española».

La razón de esta desmemoria es clara. El nacimiento se produjo ciertamente entre 1808 y 1810. Pero
Sevilla, después, se entregó al enemigo sin disparar un solo tiro en 1810. Y la fama de lo hecho en Sevilla se la llevó Cádiz. La claudicación de Sevilla -que se convirtió, además, en la ciudad más afrancesada de España- constituyó una desilusión total a nivel nacional que los patriotas, y después los liberales, y los historiadores liberales no le perdonaron. Hasta producirse una desmemoria total del protagonismo de Sevilla desde el punto de vista del imaginario colectivo.
















Real Alcázar de Sevilla
Puerta del León / Siglo XII


Se comprende que, con el fracaso posterior del liberalismo gaditano y el triunfo del absolutismo fernandino, a Sevilla, que siempre supo ponerse de parte del vencedor, no le interesara resaltar su papel. Por ello toda la contribución realizada por Sevilla se redujo, prácticamente, al heroísmo de Daoiz que es el que ha llegado a nuestros días. Hasta se ha olvidado que la mitificación del dos de mayo, con la del propio Daoiz, fue realizada desde Sevilla por la propia Junta Central, que convirtió la efemérides en fiesta nacional.

(...) El 17 de diciembre de 2008, se cumplen los 200 años de la instalación en Sevilla de la Junta Central, presidida por el anciano conde de Floridablanca. «Es imponderable -escribió la Gazeta- el gozo que manifestó Sevilla al ver que el Gobierno Supremo de la Nación fiaba de su lealtad y la escogía por su asilo». El pueblo quitó las mulas del coche que conducía al presidente Floridablanca, y lo llevó hasta el Alcázar. En la madrugada del día siguiente, la Giralda lanzó los tres repiques de bienvenida, «que llaman de la alborada», costumbre que de tiempo inmemorial observaba la ciudad en el recibimiento de sus monarcas, diría la Gazeta Ministerial de 20 diciembre. Instalada en el Alcázar, sede hasta entonces de la Junta Suprema, Sevilla versus Madrid quedó convertida en capital de la Nación. Un día después, el día 18 diciembre se estableció oficialmente el nuevo gobierno de la Nación.

Manuel Moreno Alonso / Historiador de la Guerra de la Independencia
Tribuna abierta / ABC de Sevilla / Martes, 16-XII-08

_____________________________________________________________________________

Suena: Doce danzas españolas / Andaluza

........... ..........Enrique Granados / 1890

12 comentarios :

Madame Minuet dijo...

Que maravilloso ha de ser escuchar esos repiques de la giralda! Sumamente emocionante, no solo por la belleza sino por cuanto significa y cuanta historia hay detras.

Buen salto en el tiempo ha dado hoy, don Jose!
Es lo que tienen estos viajes: se llega pronto a todas partes.

Aunque ande un tanto alejada de los blogs por motivos de fuerza mayor estos dias, no podia dejar de pasar por el suyo y desearle buenas noches, monsieur.

Bisous

balehead dijo...

Por fortuna siempre habrá alguien como tú para recordárnoslo ( y don Manuel Moreno Alonso, claro; pero como no leo el Abc te tengo a ti como mi corresponsal favorito en estas cosas jejeje).
Es injusto que tanto esfuerzo haya parado en el éxito atribuído a otros, pero así somos por naturaleza... Ahora, la imagen de los sevillanos tirando del coche de Floridablanca es para no olvidarla ;D

Espero que sigas estupendo, como siempre, y que el frío no te haya pillado a traición. Yo sigo algo pachuchilla, y empieza otra vez a hacer un frío siberiano... paciencia!!

Un besazo enoooormeeeee!!!
Vane.

CarmenBéjar dijo...

Siempre pensé que Sevilla había tenido una importancia capital en los hechos de la Guerra de la Independencia, pero nunca me interesé en concreto por este tema.

Como veo mis pensamientos eran ciertos. Sevilla tuvo un papel importante, vaya si lo tuvo. Nada menos que cuartel general de las tropas españolas y cerebro de la política internacional por establecer alianzas con Inglaterra frente a Napoléon.

Desconocía que Floridablanca hubiese sido enterrado en la catedral sevillana y me ha llamado mucho la atención el paralelismo que haces entre él y Franco, la dictadura y la democracia. Yo hubiese dicho mejor: se enterró con él el despotismo ilustrado y, después de un paréntesis absolutista como pocos con Fernandito el Deseado, nació el liberalismo.

Por cierto, me disculpo por no haberte seguido en las anteriores entradas. Cuestiones laborales me han tenido alejada del mundo virtual.

Un beso

Jose dijo...

Así es Madame, nadie queda impasible cuando las campanas de la Giralda repican... Puedo deciros por experiencia que su sonido es vibrante, nunca mejor dicho... Éste lo inunda todo y penetra en el cuerpo hasta sentirlo muy adentro..., hasta sentir en lo más profundo del alma una especie de mezcla de alegría y emoción que no se puede explicar, pero que entenderan aquellos que la hayan experimentado... Es realmente una experiencia maravillosa. Y lo digo sin exagerar, sin dejarme arrastrar por el chovinismo que suele caracterizarnos a los habitantes de la capital Hispalense.

En fin, espero que todo marche por ahí, que vuestra ausencia no se deba a ningún contratiempo grave, y que regreséis muy pronto, doña Diana..., lo antes posible...

Tened una muy feliz velada, madame...

A vuestros pies.

Mil besos, mil

Jose dijo...

Vane, hija, ya sabes cómo somos de exagerados por esta bendita tierra para según qué cosas..., ¡qué fatalidad...!

Mira, a mí no me importa que la gloria se la llevase Cádiz... Igual se lo merecía más que Sevilla... Además es una ciudad preciosa, con una historia que ya quisieran muchos para sí... Si no la conoces, deberías remediarlo. Su gente, además, es de la más graciosa que te puedas encontrar. Detrás de la apariencia de su humor hay 3000 años de sabiduría y mucha inteligencia...

En fin, que no leas ABC demuestra que nadie es perfecto... Además, en tu caso ello te hace humana... Eso sí, siempre estás a tiempo de cambiar de parecer y volver a convertirte en una diosa... :)

Que tengas una muy feliz velada, preciosa.

Abrígate, que Rusia vuelve a la carga... Y ponte buena... Quiero decir..., ¡más...! ;P

Un millón de besos

Jose dijo...

Así es Carmen, debido a las circunstancias de la guerra, aquí fue enterrado, en la Catedral, bajo la Capilla Real, en su cripta, concretamente, a los pies de San Fernando y junto a Alfonso X el Sabio, Pedro I y María Padilla, por poner unos ejemplos... Pero sus restos mortales fueron trasladados con posterioridad, en 1931..., a Murcia, su ciudad natal... Mira, en estos enlaces que dejo de la hemeroteca de ABC cuentan la historia de su paso por Sevilla y del traslado de su cadáver en tiempo real... Además se incluyen fotos...

Traslado del cuerpo de Floridablanca desde Sevilla a Murcia I

Traslado del cuerpo de Floridablanca desde Sevilla a Murcia II

En fin, el paralelismo no es mío, sino del autor del artículo, don Manuel Moreno Alonso, profesor de la Hispalense, para más señas... En cualquier caso, después de releer sus palabras, yo no interpreto que compara a Floridablanca con Franco, sino la cualidad "revolucionaria" de los procesos de cambio a los que alude, esto es, el que se dio en tiempos del anciano conde del absolutismo al liberalismo, y el más reciente del autoritarismo a la democracia...

Carmen, aunque te lo agradezco, no tienes por qué disculparte... Se entiende, se entiende... Todos andamos más o menos igual de fatal de tiempo... Espero de todos modos que todo vaya bien, que tus ocupaciones te den un respiro de vez en cuando y tenerte pronto de nuevo de vuelta por estos mundos del ciberespacio.

Que tengas una muy feliz velada.

Un beso.

Daphne Rosas dijo...

Bueno, profesor José(ja,ja,ja), gracias por la lección de historia.
Siempre aprendo algo nuevo cuando te visito, aunque no dejo de admitir que a esta hora (tarde en la noche) después de la faena de la oficina se me escapan muchas cosas del texto. A veces aprovecho las fines de semana y vuelvo a visitar las entradas de la semana y descubro que pasé por alto unas cuantas cosillas dignas de recordar.

Un abrazo y que tengas un fantástico viernes

balehead dijo...

Ains... mira que eres!!! Exagerao y guasón, las dos cosas a un tiempo.
Hoy me voy a tomar el día libre, así por mi cara bonita... En realidad estoy tan pachuchilla que mi cerebro se ha negado a leer más leyes, eso sí, me voy a meter en la cama bien calentita con John Lennon (la biografía de Lennon que me trajeron los Reyes, quiero decir) ;D

Espero que tengas un viernes inmejorable, guapísimo.
Un besazooooo

Vane.

Jose dijo...

Es fácil ser maestro cuando los alumnos, o alumnas, como es el caso, son tan aplicados, Daphne, jejeje...

En fin, me alegra saber que mi espacio te resulta, aunque sea mínimamente, interesante..., y útil, según me dices, jejeje...

Que tengas tú también un muy feliz fin de semana... Aprovecha para descansar, que no todo en esta vida ha de ser trabajo... :P

Un cálido abrazo.

Jose dijo...

Lo cual me dice que tú cerebro permanece intacto a pesar de todo, que sigue perteneciendo a una persona muuuy inteligente... Porque vamos, eso de meterse en la cabeza esos tochazos que os veis obligados a meteros no es muy normal, que digamos... Me parece, pues, estupendo que te hayas tomado el día libre... eso sí, si fuera por tu cara bonita deberías haberte tomado entonces por lo menos una década de descanso... :)

Más tarde me paso por cas para ver qué tal sigues...

Un beso, preciosa

Pd. : ¡¡¡Menos mal que lo has aclarado...!!! :P

balehead dijo...

¡Hola,reguapo!

Paso simplemente a desearte un inmejorable finde, a pesar de que llueve como si no fuera a parar jamás... Yo voy mejor, bueno si se puede decir "mejor" a estar recuperando las horas de estudio perdidas. Pero, bueno, así es la vida ;D

Y por supuesto que no me voy sin enviarte "el besazo del sábado noche":
Muacksssss!!!!!

Que lo pases muy bien, y no seas muy travieso...

Vane.

Jose dijo...

Uf, pues hoy me vas a envidiar, porque aquí hemos tenido un día soleaaado como hacía tiempo, meses, diría yo, no gozábamos...

En fin, efectivamente tampoco sé yo si se puede decir que vas mejor, dadas las circunstancias "tocheras"..., jejeje... Sí, esa es la vida..., gracias a Dios...

Que te sea leve y esas cosas... De todas formas, después de un día llega otro... Date un respiro de vez en cuando... No te maltrates demasiado...

Feliz velada, preciosa...

Un millón de besos

Pd. : Haré todo lo que pueda, ejem... : )

. . . . . Subir .