miércoles, 24 de marzo de 2010

- LA ANTIGÜEDAD / Hispania

Arco de Cáparra / Finales del siglo I d.C......
Tipología: tetrapylum / Sillar de granito y núcleo de hormigón .....
Planta: 8,60 x 7,30 m. / Altura: 12,50 m......




El olor de la soledad
_____________________________________________________________________________

Tampoco salvó Diocleciano a Hispania de su marasmo comercial. Concluido el siglo III, la ciudad se marchita, aquejada por la parálisis económica.

Y en pleno ocaso, aristócratas y terratenientes, extenuados por sus desembolsos en obras públicas defensivas y víctimas de la voracidad fiscal del Estado, huyen de sus responsabilidades ciudadanas, dejando sobre las espaldas de los que se quedan el peso de los inexorables cupos fiscales.

A la muerte del emperador hispano Teodosio, en 395, el gran Imperio Romano, construido poco a poco y a lo largo de los dos primeros siglos de la Era Cristiana, dejó de existir..., esto es, su unidad se había roto definitivamente.

Dos polos distintos se habían ido constituyendo a lo largo del tiempo. Dos capitales los simbolizaban: Roma, que a estas alturas no era más que una sombra de su esplendoroso pasado; y Constantinopla, una ciudad nueva, con un poder creciente y abanderada de la Cristiandad. Esta dicotomía quedaba reflejada en el ejercicio del poder (dos augustos, dos césares) y en la oposición entre sus dos noblezas, entre los clarissimi de Roma -grandes hacendados poseedores de cuantiosas fortunas- y los clarissimi de Constantinopla -menos ricos-.

El contraste entre su forma de vida y el de la burguesía de provincias, asimismo, iba en aumento. La progresiva degradación de la vida municipal era consecuencia de las cargas fiscales, cada vez más onerosas, que coartaban la libertad de los notables. Los miembros del orden decuronial -la burguesía municipal-, convertidos en curiales, que detentaban el poder local, soportaban a duras penas la obligaciones fiscales -el pago de impuestos atrasados- y la obligación por herencia de asumir sus funciones. La sociedad romana aparecía entonces configurada por una estructura cerrada que se reveló estéril: el hijo del panadero debía ser por fuerza panadero, no estaba autorizado para ejercer una profesión diferente a la de su padre, según el principio de herencia de los oficios y cargos, válido para todos los estamentos sociales.

La situación era aún más preocupante en el campo, mucho más proclive a los cambios de la época, invasiones y guerras civiles, causas de miseria y despoblación. Las clases más acomodadas del Imperio poseían grandes haciendas donde trabajaban los coloni, hombres en teoría libres, pero ligados a la tierra, que vivían bajo la dependencia del propietario en una situación próxima a la esclavitud que anunciaba la servidumbre de la gleba medieval...

Entretanto, los pobres, las viudas y los huérfanos, despojados y oprimidos, habían llegado a tal desesperación que muchos, pertenecientes a familias conocidas y que habían recibido una buena educación, se veían obligados a buscar refugio entre los enemigos del pueblo romano.... Iban los bárbaros en busca de humanidad romana, puesto que no podían soportar entre los romanos la inhumanidad bárbara. Aunque resultaban extraños por sus costumbres e idioma a los bárbaros, entre quienes se refugiaban, y aunque les chocaba su bajo nivel de vida, a pesar de todo, les resultaba más fácil acostumbrarse a las costumbres bárbaras que soportar la injusta crueldad de los romanos. Se ponían al servicio de los godos o de los bagaudas y no se arrepentían, pues preferían vivir libremente con el nombre de esclavos antes de ser esclavos manteniendo únicamente el nombre de libres.

Salviano de Marsella / De Gubernatione Dei


Al desaparecer Teodosio la división del mundo romano antiguo era ya un hecho consumado. El soberano dejó el Imperio a sus dos hijos: el mayor, Arcadio, reinaría en Oriente; el menor, Honorio, se convertiría en el soberano de Occidente. Pero el porvenir de éste último iba a ser muy limitado: en 410 los visigodos -godos occidentales- conducidos por su rey Alarico, se apoderaron de Roma y la saquearon.

_____________________________________________________________________________

Reconstrucción virtual del
Arco .romano de .Cáparra


_____________________________________________________________________________

* Situada sobre la Vía de la Plata, que la atraviesa. El arco está ubicado en la intersección del
. cardus y el decumanus máximos de la ciudad.

_____________________________________________________________________________

Patética / Adagio lamentoso

........... Herbert von Karajan / Orquesta Filarmónica de Berlín

........... Pyotr Ilyich Tchaikovsky / 1893
.

10 comentarios :

PACO HIDALGO dijo...

Magnifica entrada sobre la decadencia de la Hispania romana y sobre este arco cuatrifonte tan especial, como es el de Caparra. Siento no venir con la frecuencia que me gustaria, pero entre el trabajo, publicar en mi blog y atender comentarios y sugerencias... debería haber de vez en cuando días de 40 horas (o no, eso sería trabajar más aún). Bueno, un abrazo muy fuerte.

CarmenBéjar dijo...

Nada más ver el Arco de Cáparra han venido a mi mente muchos recuerdos olvidados. Porque, como sabrás, las ruinas de esta ciudad están muy cerquita de Béjar, a unos pocos kilómetro y cerca del Pantano de Gabriel y Galán, al norte de Plasencia (suerte de encontrarnos en zonas limítrofes entre dos provincias y dos comunidades).

En este panatano había en tiempos un club naútico, ahora desaparecido. Todos los domingos mi padre y mi madre bajaban a pasar el día. Yo era una enana, pero aún recuerdo a mi padre enseñándome la lancha con la que recorría el pantano.

Un saludo

Jose dijo...

Se comprende, se comprende Paco, no tengas pesar por ello... A mí me ocurre algo parecido... En cualquier caso, pasa cuando te apetezca y buenamente puedas. No se trata de forzar la máquina, y menos en estas circunstancias... Opino humildemente que se trata de gozar, no de torturarnos con nuevas obligaciones, jeje...

En fin, me alegra mucho que la entrada haya sido de tu gusto. Muchas gracias de nuevo por tu visita y tus amables palabras.

Que tengas una muy feliz y leve jornada.

Un cálido abrazo.

Jose dijo...

Así es Carmen, Cáparra se encuentra muy, muy cerca de tu querido Béjar. Por otra parte, por fortuna, esas fronteras de las que hablas, de momento, je, no nos impiden disfrutar a los españoles de a pie de las maravillas que se localizan a uno u otro lado de las mismas...

Los recuerdos de la infancia son maravillosos. Para mí, además, los que están relacionados con mis padres son especialmente queridos, pues los he perdido a ambos muy prematuramente. Estoy seguro de que tú gozaste enormemente de aquellos seguro que deliciosos domingos junto a los tuyos y hoy rememorándolos.

Que tengas una muy feliz y liviana jornada.

Buenos días.

Madame Minuet dijo...

Muy bueno el analisis de Saviano de Marsella.
Monsieur, deja usted el relato en uno de mis momentos favoritos: el del saqueo de Roma por Alarico y posterior historia de Ataulfo y Gala Placidia, nuestros primeros monarcas. Es una historia que me fascina, aunque ya comprendo que para los romanos no tuvo maldita la gracia, jiji.

Muchas gracias por su presencia ayer en la fiesta de cumpleaños, monsieur.

Feliz dia

Bisous

Manuel dijo...

Hola José: El arco que nombra fue una de las primeras ruinas que visite en España, cuando venía de vacaciones en un lejano 1984....
No he vuelto por ahí desde entonces. Me has dado una idea para esto dias que vienen.

Saludos

Jose dijo...

Bueno madame, no estoy muy seguro de lo que a los romanos les pareciera mal del todo, al margen del saqueo y la opinión de las élites, la presencia de los bárbaros, como se deduce sin ir más lejos de las palabras de Salviano de Marsella, o del testimonio vital de la propia Gala Placidia quien, como sabéis, a pesar de haber sido secuestrada por los visigodos, entregó su corazón al líder de los mismos... Y es que Roma, como ya apuntaba en la entrada, no era ni una sombra de lo que había sido. Por lo demás, no nos engañemos, cuando los visigodos llegaron a la Península, hacía siglos que, no ya teníamos monarcas, sino que habíamos dado al Imperio un par de los más celebrados. Eso sin olvidarnos de aquella primera monarquía nativa que tuvo su ocaso con la desaparición del mítico Argantonio, ejem, que el pobre también tiene derecho a un lugar en la Historia... :)

Madame, en cuanto a las celebraciones por vuestro aniversario, no podía ser de otro modo, esto es, no podía faltar en un día tan importante para vos... ¿Gracias? ¡Gracias las vuestras...! :)

Tened una muy feliz y leve jornada, doña Diana. Que Eolo no os lo estropee, como intenta hacer por estas latitudes...

A vuestros pies.

Mil besos, mil

Jose dijo...

¡Qué casualidad, Manuel! Realmente sorprendente, pues me temo que la mayoría de los nativos del país no ya no han tenido contacto directo con este fantástico y singular arco, sino que ni siquiera han oído hablar de él... Es más, tú conociste ese arco antes que yo mismo... :)

Que tengas una muy feliz y leve jornada. Como acabo de comentar a Madame Minuet, espero que, para empezar, la climatología no te impida disfrutar de la misma...

Buenas tardes.

Virgínia Allan dijo...

Grata, José, por sua visita e comentário. Gosto muito de alguns quadros de Picasso. Não entendo muito de arte, mas procuro dar atenção ao que gosto. Seu blog é tão instrutivo... A Espanha é um dos países que mais gostaria de conhecer. Quem sabe um dia não coloco os meus pés por aí. Beijo

Jose dijo...

Obrigado por sua visita e pelas suas amáveis palavras, Virgínia. Congratulo-me que você achar interessanteo meu blog. É também gratificante saber que você sente Espanha é um país atraente. Isso é exatamente o que eu penso do Brasil. Esperemos que em breve você pode fazer seus sonhos realidade. Que você tenha uma noite muito feliz. Beijos

. . . . . Subir .