domingo, 21 de febrero de 2010

SEMANA DE ANDALUCÍA / El Poema de Almería

El Poema de Almería

Alcazaba de Almería (1) / Fortaleza árabe / Siglo X.

_____________________________________________________________________________

En el punto más elevado de la ciudad se yergue su Alcazaba, que está sobre un monte aislado y aparece cercada por una sólida muralla. Su antigua madina (2) está rodeada por un admirable cinturón de murallas. Del mismo modo, su musalla (3) está amurallado de forma que su cerca está tocando a la madina. Fue el fatá (4) Jayrán quien amuralló el arrabal. También el al-hawd (5) posee un cinturón de murallas que lo une a la madina.

Al-Udri / Descripción de la Alcazaba de Almería / Siglo XI

_____________________________________________________________________________


Catedral de la Encarnación de Almería / Gótico flamígero - Renacimiento / Siglo XVI .

_____________________________________________________________________________


Los líderes españoles y franceses unieron sus fuerzas.
Por mar y por tierra buscanban la guerra con los moros.

El rey del Imperio de Toledo,
el comandante de todos, fue Alfonso,
el que lleva el título de Emperador.

Emulando las hazañas de Carlomagno, con el que es justo compararle,

Alfonso, fue igual en rango y en el valor militar.

Similar también fue la gloria de las guerras que ha librado.

El diabólico mal de los moros dio testimonio de ello.

Ni su rapidez por el mar ni la seguridad de sus propias tierras, los protegían.


(...)

La trompeta redentora resuena en la tierra.

El nombre de Almería la Cruel es conocido por todos,
y no hay nada más dulce para los oídos.
Es una palabra que se ha hecho eco a través de los siglos.
Es el premio para los jóvenes, una refinada dote para los ancianos,

una guía para los pobres y una luz para los jóvenes.


La Cruz es dilatado descanso y es esplendorosa la hora de guerrear.

Es el mes de mayo. Las espadas de Galicia se adelantan,

habiendo gustado primero las dulzuras de Santiago.

Como estrellas del cielo, así refulgen millares de lanzas.

millares de escudos centellean y las armas están afiladas poderosamente.

La muchedumbre está armada y se halla toda cubierta de yelmos.

El tintinear de los aceros y los relinchos de los corceles

ensordecen los montes; por todas partes dejan exhaustas las fuentes.

La tierra florida entrega para el pasto sus vellones.

Con la gran polvareda se oscurecen los rayos de la luna.


Y la claridad del aire se desvanece con los destellos del acero.

Acompaña a esta hueste el aguerrido Conde Don Fernando

que gobierna la jurisdicción de Galicia por encargo del monarca,

y se honraba con la tutela del hijo del Emperador.

Si le viérais, pensaríais que era ya rey,

brillando a la par con su gloria de Conde y la del soberano.


En pos de estos las floridas mesnadas de la ciudad leonesa

enarbolando sus pendones se precipitan como un león.

Ella ocupa la cumbre de todo el reino hispano,

examina las leyes reales por disposición del monarca;

según su criterio se regulan las leyes promulgadas,

y con el auxulio de ella se organizan las guerras más poderosas.

Así como el león con su fuerza y su prestancia domeña a los demás animales,

del mismo modo con esa dignidad ella supera a las ciudades todas.

Según ley antigua ella acomete la primera.


En los estandartes y armas del Emperador figuran

las enseñas de ella que protegen de toda clase de males;

y se recubren de oro, cuantas veces se las conduce a la guerra.

A la vista de ellos cae postrada la muchedumbre de moros,

que presa del terror no es capaz de sostenerse en el más pequeño campo.


(...)

Como el lobo derriba a las ovejas, como la ola del mar aplasta a los leones,

así aniquila la luz de ésta visión a los alejados Ismaelitas.

La hueste, habiendo invocado primero el santo nombre de María,

obteniendo el perdón de sus pecadoscomo acostumbran los buenos fieles,

a enseñas desplegadas avanza cual espada de fuego,

y su poderosísimo valor ocupa toda la tierra,

consumiendo los sembrados y triturando los sembrados sin cesar.

(...)


El activo asturiano no fue entre tanto el último en acudir precipitadamente.

Gente es esta que a nadie resulta odiosa o fastidiosa.

Ni la tierra ni el mar han podido nunca avasallarlos.

Es de potentes fuerzas y no tiembla ante cáliz de la Muerte.

Hermosa de rostro desprecia el trance supremo del sepulcro,

propensa a las guerras, pero no menos aptas para las cacerías,

taladra los montes y a la vez sabe descubrir las fuentes,

e igual que a los terrones así desprecia las olas del mar.

Nadie la vence, triunfando ella de todo cuanto ve.

Implorando a todas horas el auxilio del Salvador,

cabalga alejándose de las encrespadas olas

y únese a sus demás compañeros ensanchando sus alas.

(...)


Tras éstos marchan miles de lanzas de Castilla,

varones afamados, poderosos durante luengos sitios,

sus campamentos brillan como las estrellas del cielo.

Resplandecían con el oro y portaban vajilla de plata.

No reina en ellos la pobreza sino la abundancia grande,

no hay allí menesterosos ni débiles retrasados.

Todos son robustos y son seguros en la lucha.

Tienen en sus campamentos sin cuento la carne y el vino,

y a todo el que lo solicita espontáneamente se le da cantidad de trigo.

Hay tantas armas como rayos de luz en las estrellas

y multitud de caballos cargados de acero o de viandas.

Su lengua resuena como los tamborescon las trompetas.

Pero están engreídos en demasía, están envanecidos en sus riquezas,

y las fuerzas de Castilla fueron rebeldes durante siglos.

La ínclita Castilla, fraguando cruelísimas guerras.


Casi a ninguno de los monarcas quiso someter su cerviz,

y vivió indómitamente mientras brilló la luz del cielo.

El Emperador afortunado a todas horas logró domeñarla.

Solo él domó a Castilla como a un jumentillo

asentando sobre su indomable cuello nuevos fueros y leyes,

persistiendo, aunque intacta en su bravura.

La esforzada Castilla avanza hacia la profunda guerra

y al desplegar sus banderas el pavor se apodera de los ismaelitas,

a quienes luego el rey, no bien llegó, dió muerte con su espada.


Invencible, incontable y sin cuidado,

la Extremadura, sabiendo de antemano todo lo venidero,

conociendo por los agüeros que la raza malvada había de perecer,

al ver tantos estandartes únese audazmente a ellos.

Si las estrellas del cielo o las olas del alborotado mar,

si las gotas de lluvia y aún las hierbas del campo

las conociera y calculase alguno, él podría contar el pueblo aquel.

Bebiendo copioso vino acompañado de abundante pan

tiene las fuerzas para sobrellevar las cargas y desdeña los ardores del estío.

Cubre la tierra como plaga infinita de langosta,

ni el cielo ni el mar bastan a saciarle.

Rompen los montes, y a su vez, dejan exhaustas las fuentes.

Cuando se yerguen, oscurecen la luz de los cielos.

Gente brava, gente esforzada, que no tiembla ante el cáliz de la Muerte.

(...)


Con un gran séquito llegó al campamento.

Debido al poder de su espada, había muchos vasallos allí.

Gutier Fernández llegó poco después. Él mismo fue tutor real.

Sancho, el hijo primogénito de nuestro Emperador,

le fue asignado a Gutier para ser educado.


Le instruye con una atención cuidadosa.

Desea que supere a todos.

Gutier recibe los más altos honores.

Él participa de la batalla en persona y mezclado con las tropas.

Se acerca el combate, y sin demora el hijo amado del emperador porta las armas reales.

Su nombre es García Ramírez.

En ese momento todos los de Pamplona llegan con Álava. Navarra es brillante con la espada.

Con la ayuda de todas estas regiones, García, hijo del rey Ramiro,

se regocija al sentirse acompañado en el combate, aunque más tarde fue derrotado.

Con la llegada del rey García de toda España es feliz.


(...)


A principios de agosto, los embajadores franceses llegaron por mar.

Su llegada no gustó a muchos.

Después de haber cumplimentado debidamente al Emperador,

ellos, la gloria de su reino, hablaron de la siguiente manera:

"¡Oh, qué gran honor que es para el joven noble francés

saludaros con voz clara y las velas desplegadas".

Su hermano, el conde Ramón Berenguer de Barcelona,

un caballero armado, espera, como había prometido, a orillas del mar.

Él marcha ferozmente contra el enemigo.

El pueblo de Pisa acompaña a los de Génova...

Poema de Almería / Fragmentos / Chronica Adefonsi Imperatoris / 1147-1149

_____________________________________________________________________________

Castillo de Vélez-Blanco / Renacimiento / Siglo XVI .

_____________________________________________________________________________

Antigua Estación de Ferrocarriles de Almería / Atribuida a Alexandre Gustave Eiffel / 1893 .

Cable Inglés / Escuela de Alexandre Gustave Eiffel / 1904 .

_____________________________________________________________________________

Ishares Cup Almería .

_____________________________________________________________________________

Arrecife de las Sirenas .

_____________________________________________________________________________

_____________________________________________________________________________

Almería es de cine

El Cabo de Gata es de cine

Vélez Blanco es de Cine

Roquetas de Mar es de cine

El Cantar de la Conquista de Almería / Eduardo Paniagua

_____________________________________________________________________________

._____________________________________________________________________________

(1)... Del árabe Al Miriya: Espejo (del mar)

(2)... Ciudad

(3)
... Oratorio al aire libre para determinadas ocasiones especiales / Arrabal oriental

(4)
... Esclavo al servicio un príncipe árabe, a menudo castrado, que desempeñaba altos cargos
...
.... palatinos.

(5)
... Bosque / Arrabal occidental

_____________________________________________________________________________

Suena: Almería / Iberia / 1905-1909

........... .......... Isaac Albéniz
.

6 comentarios :

Madame Minuet dijo...

Monsieur, feliz semana de Andalucía, pues. Que tengan todos unas bonitas celebraciones.

Las imagenes que nos muestra me han dejado sin aliento. Que belleza! Son un sueño. Esa alcazaba es maravillosa, y el castillo de Velez-Blanco. El mar, la nieve, todos los ingredientes que van cambiando la fisonomia del paisaje y resaltando su belleza. Y no podría haber elegido usted un texto más emocionante y significativo. Es como un abrazo a todos los pueblos que forman España.

Feliz tarde, monsieur

Bisous

Jose dijo...

Bueno, madame, aunque las celebraciones serán muy escasas, al menos aquellas a las que un servidor asista, muchas gracias...

Así es, Almería es una provincia sorprendente, por su riqueza patrimonial y variedad paisajística, obviamente, pero también, me temo, por lo desconocida que es para el gran público...

Tampoco os falta razón en relación al comentario que hacéis a propósito del Poema de Almería. Efectivamente, como sin ir más lejos ocurriera en el caso de las Navas de Tolosa, donde asímismo acudieron gentes de muy distintos puntos del resto del Continente, a esta cruzada, auspiciada también por el Papa, acudió España entera... Canarias o la Empresa Americana son otros ejemplos de ello, como no podía ser de otro modo...

Feliz velada, madame...

Mil besos, mil...

balehead dijo...

Y yo añado a todo lo que muy bien apuntáis, la maravillosa música con la que nos regalas el oído en este viaje maravilloso por tu tierra, y es que Albéniz siempre ha tenido la cualidad de lograr estremecerme...

¡Muy feliz semana de Andalucía! Y que sepas que en cuanto logre terminar con todo esto que tengo entre manos me pienso recorrer tu maravillosa tierra de cabo a rabo... Es una promesa que me tengo hecha desde hace mucho tiempo, una especie de manera de cerrar el círculo, pues las últimas vacaciones que disfruté cuando terminé la carrera me las pasé en Almuñécar.

Que tengas un inicio de semana felicísimo, reguapo!!

Un besazo enooormeee

Vane.

Manuel dijo...

Hola José:
Iré a Almería si Dios quiere este verano.
Iba a ir el verano pasado, pero por motivos de trabajo no pude.
La vista de la alcazaba es espectacular

CarmenBéjar dijo...

Pues mire que me viene bien esta entrada, porque siempre me habían pintado Almería como un desierto apto para los spaguetti western y poco más...jejej, Es broma.

A parte del desierto y la playa poco conocía esta provincia que me falta por conocer personalmente. Me han abrumado su alcázar de ensueño y de las Mil y una noches (nada comparable al de Sevilla, claro) y el castillo imponente por fuera y delicado por dentro de Vélez-Blanco.

A tener en cuenta, sin duda. Y más si las fotografías van a compañadas por esa maravillosa creación poética.

Un saludo

Jose dijo...

Bueno, Vane, pues a ver si te decides de verdad y te pasas por esta bendita tierra de María Santísima... Estoy seguro de que no te arrepentirás, pues serás recibida con los brazos abiertos, no te digo más... :)

Un besazo

Manuel, te digo lo mismo que a Vane, no te arrepentirás de pasar por Almería... A ver si pudiera ser finalmente este verano...

Buenas noches

Carmen, me alegra mucho haber contribuido, aunque se mínimamente, a arrinconar los injustos tópicos sobre Almería. Realmente se trata de una provincia por descubrir...

Saludos.

. . . . . Subir .