viernes, 11 de diciembre de 2009

- LA ANTIGÜEDAD / Hispania

Casa del Anfiteatro Romano de Mérida / Siglo II d.C......
Mérida / Badajoz ....





La despensa mediterránea
_____________________________________________________________________________

Es más fértil que Gallia y África, pues ni la abrasan el sol violento, como a África, ni vientos continuos la agotan como a la Gallia; por el contrario, situada entre las dos, goza por una parte de una temperatura buena, y por otra de lluvias abundantes y oportunas; por ello es rica en toda clase de frutos, de tal modo, que abastece pródigamente con toda clase de cosas, no sólo a sus propios habitantes, sino también a Italia y a la ciudad de Roma... La salubridad del suelo es la misma en toda Hispania, porque las corrientes del aire no están infectadas por nieblas nocivas surgidas de pantanos. Añádase a ello las auras marinas y los vientos constantes, que soplan en todas direcciones, los cuales, al penetrar por el interior de la provincia, renuevan el aire de las tierras, llevando la salud a sus habitantes.

Cneo Pompeyo Trogo / Laus Hispaniae

Tabernero / Lápida funeraria / Siglo II d.C. / Museo Arqueológico Nacional / Madrid

El arado, principal aportación romana al campo europeo, y las infraestructuras hidráulicas destinadas al regadío, favorecieron el renacer agrícola de Hispania.

Hechas a las nuevas técnicas, las tierras de la Bética, de la costa levantina y del valle del Ebro se vistieron de cereal, olivo y vid. Todo ello con la ambición de obtener la llave de la despensa metropolitana. Y lograron su objetivo, pues autores como Plinio y Marcial elogiaron, entre otros productos agrícolas, los vinos gaditanos y la gran calidad del aceite bético.


La Bética, así llamada por el río que la cruza por la mitad, aventaja a todas las demás provincias por la riqueza de su aspecto y por cierto esplendor peculiar en su fertilidad. Tiene cuatro conventus jurídicos: el Gaditano, el Cordobense, el Astigitano y el Hispalense.

Plinio el Viejo / Historia Natural / Libro III / /, 7

Los viñedos lacetanos de las Hispanias son famosos a causa de la gran abundancia de vino que producen, pero los tarraconenses y lauronenses lo son por su finura, así como los baleáricos pueden ser comparados con los mejores de Italia.

Ibidem / Libro XIV / VIII, 71

Recogida de la aceituna / Relieve tardorromano / Museo Arqueológico de Córdoba

En la calidad del aceite, la primacía la tiene Italia, en todo el orbe de la tierra... Posteriormente rivalizan entre si las tierras de Istria y Bética, en este punto yendo ambas a la par.

Ibidem / Libro XV / III, 8

Es cosa cierta que aún hoy la bellota constituye una riqueza para muchos pueblos hasta en tiempos de paz. Habiendo escasez de cereales se secan las bellotas, se mondan y se amasa la harina en forma de pan. Actualmente, incluso en las Hispanias, la bellota figura entre los postres. Tostada entre ceniza es más dulce.


Ibidem /
Libro XVI / VI, 15

Recientemente en la Bética se ha hecho un injerto (de ciruelo) en manzano, dando un producto que se ha llamado malina. También se ha injertado el almendro, obteniéndose la amygdalina; el hueso contiene en su interior una verdadera almendra.

Ibidem / Libro XV / XII, 42

Los higos secos de mayor estima se conservan en unas cajas. Los mejores y más grandes se producen en Ebusus y luego entre los marrucinos.

Ibidem / Libro XV / XXI, 82

Campesinos arando la tierra / Museo Nacional Romano / Roma

La cebada más productiva resulta ser la que se ha recogido en Cartago Nova, de Hispania, durante el mes de abril; en este mismo mes se siembra en la Celtiberia y se produce dos cosechas en un mismo año.

Ibidem / Libro XVIII / XVIII, 80

Para obtener berzas notables por su sabor y su tamaño es preciso, en primer lugar, sembrarlas en un terreno que haya sido labrado dos veces. Luego cortar los tallos pequeños que salgan de la tierra y calzar los que nazcan fuertes, de tal modo que sólo sobresalga la parte superior. A esta clase se le llama tritana y cuesta el doble que otras en trabajo y dinero.

Ibidem / Libro XIX / XLI, 139

Sabemos que las plantas suministran admirables colores para el teñido de las telas. Prescindiendo de los granos de Galatia, de África y Lusitania, que proporcionan el coccus reservado para teñir el paludamento de los generales.


Ibidem /
Libro XXII / III, 3

Los vetones en Hispania (han descubierto) a la llamada vetónica en la Galia, serratula en Italia, cestros o psychrophon en Grecia. Tal planta, la más preciada de todas, echa un tallo anguloso de una altura de dos codos, y sus raíces unas hojas dentadas semejantes a las lapathum. Su semilla es purpúrea. Las hojas, secas y pulverizadas, sirven para muchos usos. Con ella se hace un vino y un vinagre que tonifica el estómago y aclara la vista. Tiene tal fama que la casa donde se haya sembrado se considera que está segura contra todos los maleficios.

Ibidem / Libro XXV / XLVI, 84

_____________________________________________________________________________

Suena: Danza de la Tierra / La consagración de la primavera

........... .......... Ígor Fiódorovich Stravinsky / 1913

14 comentarios :

Madame Minuet dijo...

Monsieur, menudo trabajo se toma usted recopilando textos que se refieran al tema del dia. Yo se bien el tiempo y esfuerzo que requiere, asi que solo cabe felicitarle a usted por su notable y productivo esfuerzo.
Genial invento el del arado, una de las aportaciones mas esenciales de los romanos, desde luego.
Y mire por donde vivimos en un pais muy sano! Por algo somos longevos, entre eso y la comida.

Feliz dia, monsieur

Bisous

Jose dijo...

Y las damas las que más... ¡Si es que no somos nadie...! :)

Bueno, en realidad los textos los recopilé hace bastante tiempo, vamos, años... Alguno de ellos, eso sí, no me lo puso fácil. En cualquier caso, lo que más tedioso me parece es dar forma a las entradas, especialmente los enlaces...

Madame, lo dicho hace unos instantes, cuidaros mucho, que hay que cumplir con las estadísticas, jejeje...

Gracias por vuestras siempre amabilísimas y esperadas palabras...

Feliz fin de semana.

Mil besos, mil...

Jesús Cotta Lobato dijo...

Cada vez que tenga tentaciones de huir de España y su creciente mediocridad, me leeré esta entrada, a ver si me animo. Gracias.

Jose dijo...

Evadirme de esa no ya creciente sino asfixiante mediocridad que mencionas, justamente es una de las motivaciones que me hacen mantener abierto el blog... Huir de España, por desgracia, es lo que me pide el cuerpo cada dos o tres minutos. Gracias a ti, Jesús. Un abrazo. Buenas noches.

balehead dijo...

Dicen algunos sociólogos que el ser humano las pasó tan canutas en la noche de los tiempos para sobrevivir que, desde entonces, todo lo celebramos con una buena comilona. Yo, que llevo varios días dedicándome a lo propio, me encuentro hoy con esta magnífica actualización tuya. Y veo que los romanos ya sabían lo que a veces se nos olvida con ese ansia nuestro de modernidad (tanto sushi, macpollo y cosa rara):vivimos en la tierra donde la alimentación es la más sana del mundo. Y te lo digo mientras digiero un bacalao al pil-pil de mi madre que fue como para comerlo de rodillas y cantando alabanzas.


Oye, y nada de huir de España ehh!!!! Buenos estaríamos si lo mejor que tenemos se nos escapa... No, no, no, que si te vas, a ver a quién le llevo yo la contraria... jejejeje


Bueno guapísimo, imagino que a estas alturas del finde andarás por ahí con la bici disfrutando del día. Pásalo muy bien y sé un poco travieso (que siempre es más divertido).

Un besazooooooooooo!!!!

Vane.

PD: me encantó tu actualización del día 8!!

CarmenBéjar dijo...

Claro, y leyendo leyendo esto los romanos y demás civilizaciones europeas con el aderezo de algún que otro documental creen que España es un dechado de sol y de riquezas y así se vienen a Galicia o Castilla en pleno invierno en manga corta, pensando que todo es Ibiza, jejej.

Y eso que en los textos que nos has elegido no se habla de las fiestas que tan buena fama nos ha acarreado, ni de la siesta. Y bueno, entonces no había tortilla de patatas, ni paella, aunque con buen garum, salazones y aceite de oliva se suplía esta carencia.

Enlazando con la entrada anterior, diré que no era entonces Hispania la de la Leyenda Negra por lo que veo.

Un beso y buen fin de semana

Jose dijo...

¡Ahhhh, bacalao...! ¡Y al pil-pil nada menos...! ¡Con lo que me gusta a mí el bacalao, así preparado, en Pavía, o crudo, si me apuras...! Jejeje... Eso no se hace... Mi boca hace aguas en este momento a pesar de no ser horas... Oye, si os ha sobrao algo, no dudes en enviármelo por SEUR, por favor, ¿sí...? ;)

En fin, qué puedo decir yo no hayas dicho tú ya... Vamos, totalmente de acuerdo contigo... ¡Con lo que me atrae a mí la cultura japonesa! Pero el sushi... ¡Es que me supera...! Sinceramente me quedo con los boquerones en vinagre que preparaba mi madre, que es el plato más parecido a aquel que mi paladar puede tolerar: caprice de Dieu...! :P

En fin, pues sí, estoy en ello... Esta mañana tocó ciclismo y, salvo para darme una duchita rápida, no he pisado mi humilde hogar en todo el día... Justo hace un rato me acordaba de ti, mientras veía una peli en casa de unos amigos que han tenido la amabilidad de invitarme a comer y soportarme el resto de la tarde... Y es que en ella aparecía tu admirado, bueno..., nuestro..., je, y tristemente desaparecido Heath Ledger... Peli dura, por cierto...

Y bueno, Vane, en España o fuera de ella, siempre me tendrás a tu disposición para darme a probar tu famosa dinamita, jajaja... En cualquier caso, de ser cierto tu argumento, quien jamás debería abandonar el país eres tú... ¡Y menos ahora, por Dios...! ¡Tú eres nuestra tabla de salvación! En tí tengo depositada toda mi esperanza... ;)

Preciosa, espero que sigas con las celebraciones y, ya puestos, las enlaces con las de la Navidad... Este es un diciembre muy, muy especial para ti..., y para todos nosotros, por tanto..., mucho... Así es que que no se diga... ¿La casa? ¡Por la ventana...!

Un millón de besos...

Pd.: ¡Guapa tú! :)

Pd. 2: El mérito no es mío...

Pd. 3: Un último beso :)

Jose dijo...

Jejeje, es el poder de la publicidad, Carmen, sí... Pero es tan divertido ver a quienes nos visitan, especialmente a los procedentes de la tierra del sol naciente, en los autobuses panorámicos, todos en el piso superior, llueva truene, nieve o haga calor... Si disfrutan, mira, no voy a ser yo quien se lo impida, jejeje... Eso sí, a veces duele contemplarlos, sobre todo en esos días de julio o agosto, cuando la luz cae a plomo y el termómetro ronda los 40ºC por las calles de Sevilla, en el piso superior, insisto, con sus camaras, botellita de agua en mano, con su sonrisa, y cómo no, con ese color que nuestro sol veraniego les hace adoptar, esto es, de langostino a la plancha..., ¡ay...!

En fin, Carmen, es que desde la penísula Itálica siempre, siempre, bueno, o casi siempre, nos han mirado con muy buenos ojos, como podía ser de otro modo, obviamente, no como otros...

Que tengas tú también un fabuloso fin de semana...

Un beso

José Luis Jorquera dijo...

Ayyyy compañero...qué ganas tengo de ver todas las cosas que nos rescatas aquí en una superproducción cinematográfica "americana de las buenas". ¿Es que no será rentable?....

Tantos son los apelativos que se nos han dado desde entonces a estas tierras: que si huerta de Europa, que si despensa del universo je je...pero ea, ahora parece como si un centro comercial no fuera un centro comercial completo sin una decena de establecimientos de comida rápida. Menos mal que de vez en cuando aparece en un escaparate algún Belén o pastelería de esas tan nuestras (ya sabes...de mucho hojaldre y cabello de ángel), si no, uf...pensaría que estamos en cualquier lugar menos en España.

Comparto 100% la reflexión que te hacía un compañero en esta misma entrada. Es cierto que visitar este blog siempre me hace estar orgulloso de lo que fuimos y de lo que somos...porque sí que de vez en cuando a uno le dan ganas de salir "escopeteao" de este pais...

¿Sabes una cosa?...esta mañana he vuelto de alguna manera a estos orígenes tan bonicos del arado y de los rebaños...porque afortunadamente aún existen por estas tierras (supongo que poco tiempo les quedará de supervivencia). Nos hemos escapado con la bici tres amigos sierra arriba y a 25 km no sé por qué he vuelto a sorprenderme viendo ruinas de antiguos cortijos, tierras labradas de secano, bancales de almendros abandonados y algún que otro pastor con su rebaño de ovejas. Hemos llegado a un pueblecico de no más de 100 almas y en un bar nos hemos hinchado a jamón y queso de la zona y algún licor, que según el camarero, ya hacía su bisabuela. Volviendo ya con la bici para casa iba pensando lo poquico que cuesta ser feliz...y lo bien que se come cuando los productos salen de la tierra je je.

Un abrazo Jose.

Daphne Rosas dijo...

José,

Hombre, como siempre, ando atrasada. Me leí tu entrada acerca de los piratas cuando la subistesa tu espacio y recordé un trozo de historia de la Habana en la cual la piratería dejo sus huellas en unas fortalezas de piedra esplendorosas que protegían la ciudad.
Quise contarte un poco al respecto pero como siempre, el trabajo me lo impidió. Aunque si deseas escuchar algo al respecto quizás me inspire y te cuento.(jajaja)

Un abrazo,

Jose dijo...

Jejeje... En una o, más bien, en un buen puñado de ellas, porque argumento hay de sobra...

En fin, José Luis, de todo ha de haber en la viña del Señor... Porque vamos, sin ir más lejos, no sé que sería de mí ni de mi estómago en ciertas ocasiones sin Telepizza... ¡Mmmmm, cómo está la barbacoa, o la hawaiana, o la de la casa..., con una coca-cola bien fría...! Jejeje...

Pero sí, desavíos, desvaríos y bromas aparte, tienes toda la razón... Lo a gustito que debéis haber vuelto a casa, cuesta abajo y calentitos, a pesar de que las orillas de las carreteras ya empiezan a vestirse de blanco... Supongo que los pedales irían sólos..., jejeje... ¡Qué rico...! Jamón, queso y unos vinos o unos licores de la tierra... Por cierto, los ibéricos de la zona deben parecerse mucho a los de Trevélez, dada la proximidad geográfica y la orografía, ¿no? Mmmmm... Vamos, como sigáis por este camino de la gastronomía no voy a hacer sino engordar cada vez que entre al blog, jejeje...

Poco, muy poco se necesita para ser feliz... Casi nada... Pero... parece que no nos acabamos de enterar... Fíjate, ya que lo has mencionado tú, yo lo soy tan sólo con poder coger mi bici de vez en cuando, con respirar y contemplar los campos y las sierras cercanas a mi ciudad... El nivel de endorfinas se me pone por las nubes, no te digo más... :)

José Luis, que tengas un muy feliz domingo...

Un fuerte abrazo

Jose dijo...

¡Mujer, por favor, estaría totalmente encantado con que te llegase esa inspiración..., entusiasmado y agradecido, no lo dudes...! Jejeje...

Sí, algún conocimiento tengo, pero claro, mínimo y no directo, pues como creo que te he mencionado ya en algún otro momento aún no he tenido la ocasión ni la suerte de visitar La Habana... Tengo entendido que esas fortificaciones se parecen mucho a las de Cádiz, ciudad, no en vano, tan vinculada a la capital de Cuba, que también fue acosada por la piratería de la época, y que te recomiendo, pues creo que profundizando en su conocimiento lo harás también en el de la bellísima Habana...

Por favor, todos a este lado del Atlántico, conmigo a la cabeza, esperamos esa inspiración... Gozaríamos de lo lindo... :)

Que tengas un fastuoso domingo, Daphne...

Un fuerte abrazo.

Daphne Rosas dijo...

Bueno, "Pepe", sólo porque lo has pedido, vale?

Cuenta la historia que el Puerto de Carenas, hoy conocido como el Puerto de la Habana- superó en tráfico mercante al de Santo Domingo poco después de su inauguración. Y no podía esperarse más ya que las condiciones geográficas favorecían la carga y descarga de los navíos. La bahía de La Habana es una bahía de bolsa lo que permite a los barcos después de entrar por el canal quedar protegidos por la ciudad que los rodeaba.
El intenso flujo de comercio en el puerto habanero pronto atrajo a corsarios y piratas que de no intervenir a los buques en alta mar tendrían que cruzar el estrecho canal de entrada y atravesar la bahía para llegar a puerto.

Y por supuesto que lo intentaron, y los colonizadores españoles le respondieron con fortalezas de piedra a ambos lados de la entrada de la bahía –San Salvador de La Punta del lado de la ciudad y El Castillo del Morro del otro lado de la bahía . Y mismo lado de la bahía que el Morro, justo después de esta fortaleza, se encuentra San Carlos de La Cabaña, una ciudadela militar de piedra amurallada bastante grande. Un poco más adentro, al terminar el canal de entrada, por la parte de la vieja ciudad hicieron una fortaleza más pequeña, El Castillo de La Real Fuerza. Por si fuera poco se construyó una muralla de piedra en los límites de la ciudad para así prevenir un ataque por tierra.

Las fortalezas aún se conservan practicamente, sino 100%, intactas. La muralla fué derribada al comenzar a crecer la ciudad de intramuros pero aún se conservan pedazos en sus lugares respectivos que han sido denominados como monumentos y a su alrededor se han hecho parques que protegen a estos retazos de patrimonio habanero.

Y esta es la historia a largos rasgos, querido amigo. Quizás me embulle y haga una entrada acerca del tema, creo que tengo fotografias de casi todas las fortificaciones, sólo necesito tiempo para organizar todo.

Un abrazo,

Madame Minuet dijo...

Monsieur, que raro, en mi blog aparecía una nueva entrada suya, pero cuando accedo a su blog no está la nueva.

Probare de nuevo dentro de un rato.

Feliz comienzo de semana, monsieur

Bisous

. . . . . Subir .