viernes, 16 de octubre de 2009

- LA ANTIGÜEDAD / El mundo prerromano

El último día de Sagunto .....
Francisco Domingo Marqués / 1869 .....
Óleo sobre lienzo / 86 x 137 cm. / Eclecticismo español .....
Palacio de la Generalidad / Palau de la Generalitat
.....
Valencia / València
.....


La forja del mito: Sagunto
_____________________________________________________________________________

No podía ser duradera la política de guerra fría ensayada por Roma y Cartago a lo largo del siglo IV a.C., pues las dos potencias aspiraban a la primacía en el Mediterráneo occidental. Entre el 264 y el 241 a.C., el antagonismo se desliza hasta el enfrentamiento bélico. Derrotados, la paz es un duro revés para los cartagineses, que pierden algunas de sus más preciadas colonias y quedan recluidos en el norte de África, las Baleares y la península Ibérica.
Trirreme romano / Relieve / Caliza / Nápoles / Siglo III a.C.
Museo Arqueológico Nacional de Nápoles / Antiguo Museo Real Borbónico

La primera guerra entre romanos y cartagineses fue una guerra extranjera por la posesión de Sicilia, librada en la propia Sicilia, y la segunda fue ésta de Iberia y en la propia Iberia. En el transcurso de ella, también ambos contendientes, navegando con grandes ejércitos, saquearon mutuamente sus territorios, unos Italia y otros África. La comenzaron alrededor de la ciento cuarenta olimpíada más o menos, cuando disolvieron los tratados que habían concertado al final de la guerra de Sicilia.

Apiano de Alejandría / Historia de Roma / Libro VI / Sobre Iberia

Teatro Romano de Sagunto / Siglo I

Roma no vio con buenos ojos el expansionismo cartaginés. Los ventajosos resultados de los generales púnicos en el levante encendieron las suspicacias del Senado, que convirtió la política de la fuerza adoptada por Aníbal frente a Sagunto en una magnífica excusa para entorpecer los planes de Cartago, aunque esto arrastrara a una nueva guerra.

Obligado a dar el primer golpe, el 219 a.C. Aníbal arrasa la ciudad, sacrificada en el altar de la estrategia romana.

Los saguntinos, colonos oriundos de Zacinto, que viven a mitad de camino entre los Pirineos y el río Ebro y todos los restantes griegos que habitaban en las proximidades del llamado Emporion y en cualquier otro lugar de Iberia, temiendo por su seguridad personal, enviaron embajadores a Roma. El senado, que no quería que se acrecentara el poderío cartaginés, envió, a su vez, embajadores a Cartago. Y ambos llegaron al acuerdo de que el río Ebro fuera el limite del imperio cartaginés en Iberia y que ni los romanos llevaran la guerra contra los pueblos del otro lado del río, súbditos de los cartagineses, ni éstos cruzaran el Ebro para hacer la guerra, y que los saguntinos y demás griegos de Iberia fueran libres y autónomos. Estos acuerdos fueron añadidos a los tratados ya existentes entre romanos y cartagineses.

Poco tiempo después de estos sucesos, un esclavo, a cuyo dueño había matado con crueldad, dio muerte a Asdrúbal, sin ser visto, en el transcurso de una cacería, cuando estaba dedicado al gobierno de aquella Iberia perteneciente a Cartago. Y Aníbal mató a éste, convicto de su crimen, tras haberlo atormentado de manera terrible. El ejército, entonces, proclamó a Aníbal como su general, pues a pesar de su excesiva juventud, lo apoyaba totalmente. Y el consejo de Cartago lo ratificó. Sin embargo, todos los adversarios políticos de Amílcar, que habían temido su fuerza y la de Asdrúbal, cuando se informaron de que estaban muertos, despreciaban a Aníbal por su juventud y perseguían a los amigos y soldados de aquéllos bajo acusaciones ya antes formuladas contra los Barcas. El pueblo, al mismo tiempo, se puso de parte de los acusadores, lleno de resentimiento contra los acusados, por causa de la severidad de la época de Amílcar y de Asdrúbal. Y les ordenaron llevar al tesoro público los regalos que en gran cantidad les habían enviado Amílcar y Asdrúbal, por considerarlos despojos tomados al enemigo. Éstos enviaron emisarios a Aníbal en demanda de socorro y le hicieron saber que también él recibiría el desprecio más absoluto por parte de los enemigos de su padre, si se desentendía de quienes podían colaborar con él en su patria.

Pero Aníbal no sólo había previsto estas cosas, sino que también era consciente de que los pleitos incoados contra aquéllos eran principio de un complot contra su propia persona. Y decidió que no iba a soportar esta enemistad como una amenaza para siempre, al igual que su padre y su cuñado, y que tampoco iba a estar entregado de modo indefinido a la veleidad de los cartagineses, fácilmente dispuestos a mostrarse desagradecidos hacia sus benefactores. Se decía también que incluso, siendo todavía un niño, había sido requerido por su padre a jurar ante el fuego del altar que había de ser enemigo implacable para los romanos cuando accediera a la política.
Precisamente por estas razones, pensaba consolidar su posición y la de sus amigos involucrando a su patria en empresas de gran envergadura y duración, sometiéndola a dificultades y riesgos. Veía, en efecto, que tanto África como los pueblos sometidos de Iberia se hallaban en paz, pero si podía hacer resurgir contra los romanos una nueva guerra, que deseaba en especial, le parecía que los cartagineses se verían aquejados por grandes preocupaciones y temores, y él por su parte, caso de tener éxito, obtendría una fama inmortal, al hacer a su patria regidora de todo el universo pues no existía enemigo alguno para ellos después de los romanos, e incluso, en el caso de fracasar, aun así el mero intento le reportaría una gran gloria.

Y presumiendo que sería un inicio brillante el cruzar el Ebro, convenció a los turbuletes, que eran vecinos de los de Sagunto, a quejarse ante él de estos últimos sobre la base de que hacían incursiones contra su territorio y les causaban muchos ultrajes. Y ellos le obedecieron. Entonces, Aníbal envió embajadores de éstos a Cartago, en tanto que él, en misivas privadas, expuso que los romanos trataban de convencer a la parte de Iberia sometida a Cartago para que hiciera defección de ésta, y que los saguntinos cooperaban en ello con los romanos. Y en absoluto desistía de su engaño, enviando muchos mensajes en tal sentido, hasta que el consejo le autorizó a actuar con relación a los saguntinos del modo que juzgara oportuno.
Y tan pronto tuvo ocasión, hizo que, de nuevo, los turbuletes se presentaran ante él para quejarse de los saguntinos y mandó venir embajadores de éstos. Se presentaron los embajadores saguntinos y, al exhortarles Aníbal a que cada uno expusiera en su presencia los motivos de sus diferencias, estos últimos manifestaron que remitirían el juicio a Roma. Al decirle esto, los hizo salir del campamento y a la noche siguiente, habiendo cruzado el Ebro con todo su ejército devastó el territorio y apostó sus máquinas contra la ciudad. Pero, como no pudo tomarla, la rodeó de un muro con un foso y, estableciendo alrededor a intervalos numerosos puestos de vigilancia, los inspeccionaba con frecuencia.

Los saguntinos, al verse abrumados por este ataque inesperado y no anunciado por heraldos, enviaron una embajada a Roma. El senado envió con ellos a sus propios embajadores que, en primer lugar, debían recordarle a Aníbal los acuerdos existentes y caso de no convencerle, navegar hasta Cartago para presentar quejas contra él.
A estos embajadores, cuando habían efectuado su travesía hasta Iberia y se dirigían desde el mar hacia el campamento, les ordenó Aníbal que no se acercaran. Entonces se hicieron de nuevo a la mar rumbo a Cartago en compañía de los embajadores saguntinos y volvieron a recordarles los tratados a los cartagineses. Éstos culparon a los saguntinos de causar numerosas ofensas a sus súbditos. Los embajadores de Sagunto les invitaron, por su parte, a llevar el juicio ante los romanos. Pero ellos dijeron que no necesitaban de arbitraje alguno, pues podían vengar estas ofensas por sí solos. Cuando se comunicó esta respuesta a Roma, algunos exhortaban a socorrer de inmediato a los saguntinos, otros se mostraban aún indecisos diciendo que éstos no se hallaban inscritos en sus tratados en calidad de aliados, sino como autónomos y libres, y que los que estaban sitiados era libres todavía. Y prevaleció esta opinión.

Los saguntinos, una vez perdida la esperanza de ayuda de Roma, y como el hambre les acuciaba y Aníbal persistía en su asedio continuo pues como había oído que la ciudad era próspera y rica no relajaba el asedio, reunieron el oro y la plata, tanto público como privado, en la plaza pública por medio de una proclama y lo mezclaron con plomo y bronce fundido para que resultara inútil a Aníbal. Y ellos mismos, prefiriendo morir en combate antes que por hambre, se lanzaron a la carrera, de noche todavía, contra los puestos de guardia de los africanos que aún dormían y no sospechaban tal ataque. Por lo cual, los mataron cuando se levantaban del lecho y se estaban armando a duras penas en medio de la confusión y a algunos, incluso, cuando ya estaban luchando.
El combate duró mucho tiempo y de los africanos murieron muchos, pero los saguntinos todos. Las mujeres, al ver desde las murallas el fin de sus hombres, se arrojaron unas desde los tejados, otras se ahorcaron y otras, incluso, degollaron a sus propios hijos. Éste fue el final de Sagunto, una ciudad que había sido grande y poderosa. Aníbal, tan pronto como se percató de lo sucedido con el oro, movido por la ira, dio muerte a aquellos saguntinos que quedaban y eran adultos, después de torturarlos, pero viendo que la ciudad estaba a orillas del mar y no lejos de Cartago y poseía una tierra buena, la pobló de nuevo e hizo de ella una colonia cartaginesa. La cual creo que actualmente se llama Cartago "Espartágena".

Apiano de Alejandría / Historia de Roma / Libro VI / Sobre Iberia



Juan Antonio Cebrián / La rosa de los vientos


Teatro Romano de Sagunto
/ José Luiz González..
_____________________________________________________________________________

Suena: Son of the staves of time / Of Darkness / Therion / 1991

4 comentarios :

Madame Minuet dijo...

Hombre, hoy un episodio de lujo en nuestra historia, uno de los simbolos de resistencia y heroicidad. Nada menos que Sagunto y Anibal.
Un placer recordar tales episodios de su mano, monsieur, siempre tan magnificamente documentado.

Feliz fin de semana

Bisous

Traianeum dijo...

Así es, madame, se trata de uno de los primeros grandes espisodios de nuestra Historia...

En fin, enormemente agradecido por las inmerecidas palabras que me dedicáis, también yo os deseo un muy buen fin de semana. Hay que aprovechar, que según cuentan los meteorólogos, el otoño definitivamente nos llegará a partir del lunes...

Siempre a vuestros pies.

Mil besos mil.

balehead dijo...

Todo el texto que te había escrito a propósito de este momento tan turbulento de nuestra Historia ha desaparecido por el arte de un corte de luz, mecachísssss... Y como últimamente tengo memoria de pez te mando un saludito en tanto recuerdo lo que te había puesto.

En todo caso ya es viernes y te deseo un buen inicio de finde, y que te recuperes en cuerpo y alma (es decir de cuello para abajo y de cuello para arriba)

besossssss

Traianeum dijo...

¡Vaya! ¿También por ahí estáis teniendo apagones últimamente? Aquí tuvimos un 12 de Octubre un tanto accidentado en ese sentido. Hubimos de echar de nuevo mano a las velas para iluminar nuestras pobres vidas, como si de otros tiempos se tratara... Pero, para bien o para mal, ya nada es como antes... :))

En fin, si lo siento no es tanto por mí como por tu siempre hermoso, certero y esperado verbo, porque éste se haya perdido esta vez y por la eternidad en fría e infinita oscuridad del ciberespacio...

Vane, que tengas una muy feliz tarde. Estoy seguro de que así será, pues no en vano es viernes... A mí aún me quedan unas horas. Cuando acabe, paso por tu espacio a ver qué se cuece por allí...

Un beso, preciosa.

. . . . . Subir .